Muchas personas al referirse a su casa están hablando de la casa de sus padres o una casa en la que vivieron anteriormente. Es notorio que el lugar donde están viviendo no lo consideran “su lugar”.

Es importante psicológicamente que tengamos la posibilidad de volver a casa al terminar el día. Si constantemente te dices que donde vives actualmente no es tu casa, te estás diciendo que no tienes un lugar al cual volver.

No importa donde sea que estés viviendo, ni que tan chico, grande, lujoso o austero sea este lugar, convierte ese espacio en tu hogar durante el tiempo que vivas allí.

5 consejos para convertir tu espacio en tu hogar:

  1. Deja todo ordenado antes de salir: cuando al regresar a casa te encuentras todo ordenado y limpio te conectas con ese espacio de otra manera. Al entrar el lugar te recibe armonizado y te invita a quedarte allí.
  2. Regala lo que no usas: mientras menos cosas guardes y tengas más espacio hay para lo nuevo. Todas las cosas que no usas hace 6 meses puedes donarlas o desecharlas. No te aferres a lo viejo, permite que todo circule y así nuevas cosas llegarán a tu hogar.
  3. Coloca plantas: las plantas dan vida, decoran y purifican el aire. Puedes conseguir plantas que se adecúen al espacio que tienes y a los cuidados que puedes brindarle. Si no tienes constancia para regarlas son muy buena opción los cactus.
  4. Cuida el olor: elige un aromatizador automático y la fragancia que más te guste, esto permitirá que cuando llegues a casa sientas un perfume agradable al ingresar.
  5. Agrega detalles: cada persona tiene gustos únicos, expresa eso en tu espacio y dale detalles que tengan que ver contigo. Esto permitirá que te sientas a gusto e identificado con el lugar.

 

Tu casa habla mucho de tí y tu mente está absolutamente condicionada por este lugar. Convierte tu hogar en un santuario en el cual volver allí cada día sea reparador y gratificante.