La Terapia Cognitivo Conductual consigue que los pacientes comprendan sus pensamientos y sentimientos para descubrir cómo éstos influyen en sus conductas y elecciones.

En esta rama de la psicología clínica el paciente logra identificar y modificar patrones de creencias limitantes y pensamientos perturbadores. De este modo se consiguen resultados concretos, a corto plazo y sostenibles en el tiempo, en cuanto a la modificación de conductas y comportamientos que en muchos casos son medibles y específicos.

Para que la terapia sea efectiva es necesario que el paciente esté abierto a analizar sus emociones y pensamientos, a realizar modificaciones en sus hábitos y conductas. Es decir que el paciente busque un cambio a nivel personal y se comprometa a trabajar junto con el terapeuta.

Considero que los principales beneficios de la Terapia Cognitivo Conductual son:

  1. Aumentar la autoestima y la confianza en uno mismo.
  2. Descubrir cuál es nuestro poder de influencia para transformar las situaciones que nos perjudican o lastiman.
  3. Ser conscientes de qué pensamos, creemos y emitimos con nuestras acciones y conductas.
  4. Descubrir cuáles son las acciones necesarias para modificar nuestra realidad.
  5. Aprender a ser más responsables con la realización de nuestras metas y objetivos personales.

La Terapia Cognitivo Conductual propone un proceso gradual en el cual el paciente va realizando las acciones necesarias para lograr el cambio y transformación personal que desea. De este modo logra sentirse mucho más a gusto con su vida y  con sus elecciones, logrando más autoestima y satisfacción personal.